Guardati Torti, GyT Plus

MERCADO DE GRANOS

CLIMA

PANORAMA SEMANAL
15/12/17

Las lluvias prometen un alivio indispensable.

MEJORAS PARCIALES

Con altas tasas de insolación y con marcas térmicas que orillarán registros cercanos a los 35ºC, el escenario se vuelve muy hostil para los cultivos implantados. De todos modos, es necesario entender que sin la persistencia de estas masas de aire tropical, será imposible poner expectativas en una recuperación pluvial. El precio que hay que pagar hasta que esta mejora se haga efectiva se mide en reservas de humedad, las cuales por cierto, ya se encuentran en niveles exiguos.

Todas las miradas se ponen ahora en lo que puede suceder entre sábado y domingo. Para entonces hay una buena chance de lograr coberturas de lluvias generalizadas y con valores piso en torno de los 25 y 30 milímetros, fundamentalmente sobre el centro este de la región pampeana. Sin dudas, un evento más que esperado, pero que sin embargo no representa sino mejoras parciales. El mapa de reservas de una pastura, evidencia la condición de humedad imperante. El mismo es representativo para algunos cultivos, quizá exagerado para una soja de primera sembrada con buena humedad. En todo caso es un indicador de un momento crítico.

Hay que retroceder hasta enero del año pasado para encontrar un mapa similar al que presenta el inicio de la segunda quincena del mes de diciembre. Posiblemente las lluvias del miércoles puedan haber mitigado ligeramente este deficitario balance, sin embargo, venimos transitando estos días bajo condiciones ambientales que asientan el escenario seco. El principal perjudicado por esta situación es sin dudas el maíz. El panorama también es complejo para la soja, pero la demanda de este cultivo es menor a la que requiere satisfacer un maíz en floración.

Intentando poner en números la demanda de precipitaciones para lo que resta de diciembre, deberían recibirse al menos cien milímetros como para que este complejo escenario se encamine de manera razonable. Conste que no estamos haciendo diferencias regionales, para algunos cien milímetros es escaso y para otros, los menos, demasiado.

Debemos considerar que ingresamos al máximo de radiación anual e independientemente de los requerimientos de las coberturas, la propia atmósfera genera exigencias muy importantes. En consecuencia el sistema está transitando un período donde es lógico esperar un ajuste de las reservas y por lo tanto las condiciones iniciales son muy influyentes.

La respuesta de los cultivos a treinta milímetros de lluvia que pueden llegar entre sábado y domingo, sin dudas resultará evidente. Lo más importante es que este sea un primer evento y que a finales de diciembre las lluvias de la segunda quincena se acerquen lo más posible a los cien milímetros.

Tan importante como el evento del fin de semana es ver consolidado el cambio de patrón pluvial hacia mediados de la semana próxima. Esto marcaría una tendencia favorable y se constituiría en un indicador de un funcionamiento más cercano al normal. Con la circulación del noreste reforzada y con una frecuencia de pasajes frontales entre cinco y siete días la coyuntura climática se modifica. No iríamos hacia la generosidad exagerada que dominó hasta finales de septiembre, pero se podría pensar en un ingreso al mes de enero en condiciones de menor presión, facilitando también el comienzo o la continuidad de las implantaciones de segunda.

Es básico que estas mejoras parciales se fortalezcan en la próxima semana. Hay buenas chances de que esto suceda. Aun cuando debamos atravesar condiciones térmicas hostiles, es más probable encontrar soluciones pluviales con masas de aire tropical que bajo dominio de aire fresco y seco del sudoeste. Todo parece indicar que la diferencia del comportamiento pluvial entre quincenas será notoria.